main

Leches Vegetales

Desayuno energético con leche vegetal

4 marzo 2015 — by Cristina Lafuente0

Cristina Lafuente es dietista-nutricionista y lleva más de 15 años trabajando en el mundo de la salud. En este vídeo, nos enseña a preparar una deliciosa y nutritiva leche de almendras. Las leches vegetales son una alternativa saludable a las tradicionales leches de origen animal. Nos aportan grasas saludables, vitaminas, minerales… Y al estar elaboradas con un extractor lento no pierden sus valiosos nutrientes. A diferencia de las leches de origen animal, las leches vegetales están libres de colesterol y nos llenan de energía. Son una opción fantástica para personas intolerantes o alérgicas a la lactosa, veganos y también niños en edad de crecimiento. Los frutos secos como la almendra son una excelente fuente de calcio que permitirá a los más pequeños crecer sanos y fuertes.

Las leches de frutos secos y semillas son muy fáciles de elaborar. Lo mejor es dejar durante la noche los frutos en remojo para asegurarnos que se desprenden de toxinas. El remojo lo que hace es activar el fruto seco. Así se convierte en un alimento vivo, lleno de nutrientes y mucho más asimilable para nuestro organismo. Con el activado nos deshacemos de los inhibidores enzimáticos que a veces nos provocan digestiones pesadas. El remojo o activación no solo debemos realizarlo cuando vayamos a preparar leches vegetales, sino que también es muy recomendable hacerlo cuando vayamos a consumir los frutos secos tal cual. Eso sí, lo más importante de todo es que los frutos secos y las semillas sean crudas, sino el proceso de activación ya no se podrá realizar.

Como te contábamos más arriba, a diferencia de las licuadoras, el extractor si que puede sacar el jugo de los frutos secos. Para elaborar esta deliciosa leche vegetal taponaremos la salida del extractor para que el jugo se mezcle bien antes de salir y no perder absolutamente nada de nuestros preciados frutos secos. Cuando hayas introducido toda la cantidad de frutos secos deseada, puedes volver a repetir el proceso para aprovechar más la pulpa.

Una vez tenemos la leche de almendras lista, la añadimos a nuestros cereales favoritos. Podemos rociarlos con un toque de miel o sirope de agave y canela. Así tenemos un desayuno completo, rico en hidratos de carbono, proteínas vegetales, y vitamina C.

Y además, podemos aprovechar la pulpa restante para hacer galletas, barritas energéticas, bizcochos… ¡Imaginación al poder! Verás como los más peques están encantados con estas delicias saludables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *