Aviso legal

Eventuales decisiones que tuvieran que ser tomadas por los lectores, sobre la base de las informaciones aquí dotadas son asumidas en llena autonomía. Las informaciones aquí indicadas tienen carácter puramente informativo y no reemplazan la consultoría médica.
La elaboración de los textos presentes en el sitio, aunque cuidada con escrupulosa atención, puede comportar eventuales involuntarios errores o inexactitudes. Quienquiera es invitado a advertirnos, mandándonos una e-mail, si cree que cierta información tenga que ser mejorada.

Siqur Spa no vende productos por los que es solicitada la prescripción médica, y corresponde en toto a las normas que el GPUE, Agrupación Farmacéutica de la Unión Europea, ha redactado también en un documento abajo subscrito del Comité permanente de los médicos europeos (de cuyo es llevado este texto).

A tutela de la salud, un fármaco puede ser comercializado en un Estado miembro del UE cuando ha satisfecho precisos criterios de calidad, seguridad y eficacia. La conservación de un producto es controlada cuidadosamente por el productor, del mayorista y de la farmacia para asegurar que los fármacos no pierdan eficacia antes de ser dispensados. Una mala conservación, en efecto, puede causar un deterioro del producto y un riesgo por la salud.

También tú necesitas tener la certeza de recibir un fármaco justo por tu patología, de entender cómo tomarlo y utilizarlo, de conocer los posibles efectos colaterales en los que se podría toparse. En cada País europeos médicos y farmacéuticos aseguran que tú puedas tener acceso a todas este informaciones y que los fármacos sean seguros y eficaces cuando son usados de modo apropiado.

Si ordenas vía Internet fármacos:

  • no hay ningún contacto directo con un médico o un farmacéutico que te cerciorará que la elección ha sido correcta;
  • no hay ningún farmacéutico o médico que pueda responder a tus preguntas sobre los posibles efectos colaterales o sobre las interacciones con otros fármacos asumidos;
  • no tendrás ningún derecho al reembolso;
  • no tienes alguna garantía que los fármacos que recibes soddisfino los criterios previstos de calidad, seguridad y eficacia, a pesar de cuánto es anunciado sobre el sitio;
  • El sitio de Internet del que proviene el fármaco es situado ciertamente en un País diferente por el tuyo por tanto el folleto explicativo y las noticias indicadas sobre la confección son escritos en una lengua extranjera;
  • ya podrías tomar un fármaco que te es anunciado como nuevo y, por lo tanto, sin saberlo, podrías asumir dosis mayores con respecto de aquellas retenidas seguras;
  • un fármaco procedente de otro País podría tener un nombre parecido a aquel de un fármaco de tu conocimiento pero un principio activo del todo diferente;
  • el fármaco puede ser falsificado, presentando confecciones auténticas, pero productos privos de principio activo;
  • no tienes alguna garantía sobre el hecho que el fármaco no sea deteriorado a causa de una conservación incorrecta o retrasos en la entrega;
  • si, a causa de la asunción del fármaco, surgiera algún problema sería muy difícil reivindicar los mismos derechos contra revendedores de otros Países.

La Organización Mundial de la Salud ha reconocido tales peligros y está vía Internet monitorando la promoción y las ventas de fármacos.

Grupo Farmacéutico de la Unión Europea.